Transparencia, el verdadero temor en las organizaciones

Transparencia

Transparencia, el verdadero temor en las organizaciones. Compartir información tiene como consecuencia que la persona que acapara la información pierda su “poder”. No ser la única persona que lo sabe.

También puede revelar malas prácticas administrativas que los dueños, socios o ejecutivos quieren ocultar, de pronto cuando compartes la información estás expuesto a que se descubra el esqueleto en el armario.

Otro temor de quien comparte información sobre la empresa con el equipo es que la gente quiera abusar y empiece a hacer exigencias irracionales. Incrementos salariales, mejores recursos, etc, etc.

 Pero una vez un amigo me dijo que, asumiendo que llevas bien tu organización, sin esqueletos en ningún armario, el verdadero temor de perder poder o de que la gente quiera aprovecharse es infundado, que el verdadero temor es que no les importe. Lo mencioné en el post de compartir información. Pero esta semana lo viví, y como ya aprendí que otra cosa es con guitarra.

Confirmo lo que me dijo ese amigo hace un par de años, puedes compartir todo, TODO lo concerniente a la empresa, pero el verdadero temor es que no cambie nada, que a nadie le importe y que nadie haga nada al respecto. Que sean “insensibles” a saber cómo está la empresa.

¿Por qué es el mayor temor? Porque compartimos con la intención de hacer una diferencia en nuestra organización, de que la gente sabiendo cómo estamos, pueda actuar y empoderarse. Pero si nadie reacciona, se siente desolador.

Pero atentos, no debemos confundirnos, el silencio no siempre es desinterés, puede ser desconocimiento o falta de costumbre. No por una sola vez que hayamos compartido y no hayamos encontrado eco debemos desanimarnos. Pasaron meses o años para caer en la situación en la que estamos, una en la que la gente no recibe información sobre la empresa, por lo cual, si la empieza a recibir de pronto puede ser algo abrumador.

Es un proceso que requiere paciencia, constancia, y práctica. Eventualmente así podremos empoderar realmente a la gente, ya lo dije, compartir no es suficiente, debemos asegurarnos que se comprenda. Un proceso largo cuyo resultado exitoso es promover la iniciativa e interés de la gente, porque la gente defiende aquello que ayuda a crear. Y el resultado menos favorable es que a nadie le importe, pero ánimos, si le pones energía y constancia, gota a gota se labrará la roca más dura.

¡Buena caza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.