Sin marcador de entrada y salida ¡Y siguen viniendo!

marcador

Esta semana decidimos ir sin marcador de llegada y control de asistencia con un equipo. ¡Y siguen viniendo! Lo menciono porque era un temor al tomar la decisión, ¿y si llegan muy tarde o ya ni vienen? Pero no pasó eso, todos vinieron como de costumbre, solo que nadie tuvo que correr para alcanzar el marcador biométrico, simplemente vinieron, y todo siguió, salvo un pequeño detalle, mandamos el mensaje de que confiamos y que nos enfocaremos en lo que importa.

Que corran a toda velocidad y lleguen a la hora indicada no garantiza nada. Que estén clavados frente a la computadora 8 horas no garantiza que la organización rendirá mejor. A veces queremos cobijarnos en la seguridad que nos da el registro de asistencia de que todos vinieron. Puedes calentar un asiento 8 horas y ser abrumadoramente improductivo.

Y lo hacemos en parte porque la alternativa a ese confort es ver los ojos de los números críticos. Cosa que muchos prefieren evitar. Ver el flujo de caja, ver si somos competitivos, si tenemos una buena oferta en cuanto a productos o servicios, si financieramente estamos en buena situación. Lo crudo, lo que es y al mismo tiempo lo incierto.

Y sí, cuando eliminas la ilusión del marcador ya no queda más que ver estos elementos y enfocarse en ellos, ya sea para mejorarlos o para corregirlos dependiendo del caso.

Además, es un mensaje de confianza, no solo es decir “confío”, sino también eliminar una imagen paternalista de “controlo y anoto a qué hora llegan y a qué hora se van” como si fuésemos niños, una imagen de “ustedes ocúpense de venir a tiempo, yo me ocupo del resto”.

Es reforzar el concepto de que todos estamos juntos en esto y que marcar hora de ingreso y salida a tiempo no es ninguna garantía ni para la organización de que hay buenos resultados, ni para el equipo de que todo está bien.

Quedamos en que se registrará el ingreso y salida como si hubiese sido perfecto para cumplir formalidades, pero que la gente ya no tiene que preocuparse por descuentos ni nada por el estilo. Confianza y transparencia son vitales. Y eliminar el marcador es un refuerzo de ambos, por un lado, de que confiamos en que estamos tratando con adultos y por otro de que ahora en transparencia todos estaremos al tanto de los números que importan y nos concentraremos en ellos.

No sé cómo siga avanzando esto, pero de momento, eliminamos el marcador de ingreso y salida y todos siguen viniendo y la organización sigue operando.  

¡Buena caza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.