PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

¿Cuánto esperar para que una empresa se recupere?

Cuanto esperar

Cuánto esperar para que una empresa se recupere es un tema del que no se habla mucho. Pese a que muchas empresas, especialmente luego de la pandemia, se han visto muy afectadas y atraviesan esta interrogante.

Hay muchas posibilidades de recuperación, y el cierre definitivo nunca deja de ser una opción. ¿Cómo saber cuánto esperar y qué decidir?

Flujo de Caja

La sangre de la compañía es el circulante que tiene para operar. Es decir, el dinero en caja. Puede que esté generado pérdida tras pérdida, pero el flujo de caja puede darnos una chance de aguantar.

No descuides tu flujo de caja puesto que éste es el mejor indicador para saber cuánto tiempo queda.

Lo primero que hacen las empresas que atraviesan dificultades es apalancarse con los acreedores. ¿Qué es esto? Dejar de pagar algo, proveedores, salarios, impuestos, u otros. Esta es una fase crítica y al primer impago ya debes tener clara la situación.

Controla al dedillo tu flujo de caja y proyecta cuánto usarás en los meses venideros, establece 3 escenarios, uno probable y dos extremos (optimista y pesimista) para saber sobre qué terreno estás parado.

Financiamiento

Si tu modelo de negocio aún está vigente, seguir operando también estará en función a tus opciones de financiamiento. Si puedes obtener algún financiamiento que te permita seguir operando hasta que la situación se nivele, esto te dará oxígeno para seguir.

Mucho cuidado con esto porque las empresas que se prestan dinero para operar tienen el riesgo de que la situación no mejore y aparte de haber entrado en iliquidez, quedan con una deuda tremenda.

Si no tienes fuentes de financiamiento puedes obtener dinero de la venta de activos, el último recurso. Recurrir a esto ya es entrar en la zona roja, pero te permitirá generar algo de flujo de caja.

Costos Fijos

Otro factor a tomar en cuenta son tus costos fijos. Empresas que dejan de operar, ven sus costos variables reducirse, pero los costos fijos no perdonan. Se presentan mes a mes vendas o no. Aunque ni hayas abierto la puerta durante todo el mes, ahí estarán.

Si tu carga de costos fijos es muy pesada, tu tanque de oxígeno tendrá una fuga que te quitará tiempo. Si mantuviste tus costos fijos bajos y controlados tendrás más tiempo para maniobrar durante la recuperación.

Costos fijos altos son sinónimo de menos tiempo en caso de una crisis.

Operaciones

Si la empresa está sangrando, pero aún marcha, hay esperanza de sanar y seguir. Detenerse por completo, como les pasó a las líneas de cruceros durante la pandemia es un golpe brutal. Muchas emitieron bonos o vendieron acciones para aguantar durante este tiempo sabiendo que eventualmente, las cosas volverían a andar.

No es el caso de todas las empresas, un freno repentino e incierto puede ser el fin del juego. Si aún sigues operando aún podrás recuperarte con los ajustes pertinentes. ¿Por qué? Porque el flujo de caja da un respiro, aunque las finanzas estén golpeadas, como vimos anteriormente.

Algunas empresas durante esa pandemia fueron suficientemente flexibles como para detenerse por completo y luego retomar la operación dando continuidad a la empresa. Claro que esto es más fácil para algunas organizaciones pero de todas formas es una opción que debe estar en tu baraja de opciones.

Establece Metas

Cuando tu organización atraviesa una crisis ya no se trata de generar ganancia, sino de no perder, por lo tanto, la nueva meta de todos es llegar al punto de equilibrio. Por ello, debes conocer perfectamente tus números y cuál es ese punto de equilibrio.

El liderazgo es primordial para salir de estas crisis y todo parte del hecho de saber todos juntos qué tenemos que lograr.

“… Depende…”

Finalmente, el punto para cerrar este post. Saber cuánto esperar para la recuperación de tu organización depende de muchos factores y cada caso es único. Si tú o tu familia dependen de la organización no queda otra que seguir avanzando poniendo todo el esfuerzo para estabilizarla. Incluso una venta no es fácil y aunque sea una opción no sucede de la noche a la mañana y no siempre será a un precio justo.

Si la empresa es solo un activo en tu portafolio y prefieres liquidarla antes de perder más dinero puedes hacerlo también.

Depende mucho de tu relación con tu empresa y qué rol juega en tu vida. Otro ejemplo, si eres un emprendedor y pusiste todo tu empeño duramente mucho tiempo, es totalmente comprensible que agotes todos los esfuerzos y tengas mucha paciencia para lograr una recuperación.

Los puntos de más arriba solo son indicadores que te permitirán conocer, en base a tus finanzas, cuánto tiempo puedes seguir esperando por una recuperación. Pero no son los únicos, entra en juego tu instinto, tu experiencia, tu lectura del mercado, tu capacidad de responder ante la crisis, etc, etc. Si estás atravesando esa situación te deseo la mejor de las suertes y espero que pronto las cosas mejoren para ti y tu equipo.

Buena caza.

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales: