PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

¿Realmente lo quieres?

Hace un par de semanas me contactó una organización con productos muy buenos, la perspectiva del negocio era de exportar a 2 países sudamericanos. Empecé la investigación básica y pude armar una base muy interesante de posibles clientes, con la meta incluso de entrar en un supermercado con presencia nacional en uno de los dos países objetivo.

Y así pasó la primera semana, salvo un pequeño detalle. Para poder iniciar los acercamientos con los posibles clientes quedamos en que me enviaría una lista de productos actuales, precios base y algunas imágenes. Pero hasta ahora no recibo nada.

Esperé, mandé recordatorios diarios, al principio recibía la respuesta de que pronto tendría la información, pero ya mi último mensaje quedó sin respuesta. Considero que en parte es bueno saber eso antes de haber cerrado un trato de exportación puesto que un incumplimiento más adelante podría ser mucho peor.

Pero no deja de intrigarme cómo hay empresas que hablan de su visión de exportación, de entrar en nuevos mercados, y cuando tienen la posibilidad no hacen algo tan básico como enviar la información o informar sobre el retraso en la entrega de la misma.

Esto nos invita a preguntarnos si realmente queremos incursionar en nuevos mercados, porque no es fácil. Desde contar con un producto o servicio que sean lo suficientemente atractivos como para dar lugar a una reunión con quienes toman las decisiones hasta tener disponible toda la infraestructura administrativa y operativa para cumplir los pedidos en tiempo y forma. No es algo del otro mundo ni requiere millones de inversión, pero sí requiere compromiso.

Comprometerse con una meta, con el sueño de llegar a otros mercados, de posicionar tu producto en otros países y abrir puertas para más organizaciones con la misma intención. Ese compromiso no se comprueba con una impresión en un marco colgado en la pared, se muestra en el día a día, en la respuesta al cliente, no en que todo sea perfecto, pero en que cada día nuestra organización tenga toda la predisposición para subsanar errores y seguir avanzando.

Mi compromiso y mi meta están en llevar esos productos a los mercados objetivo. Seguiré esperando un poco más la información inicial sin querer creer que esta organización se está dando el lujo de cerrarse las puertas al mundo. Las externalidades suceden, a veces la carga queda varada en algún puerto del mundo, hay problemas de fuerza mayor que obligan a replantear la ruta, pero primera vez me sucede que se dan en el envío de información. Espero que la organización ratifique su intención de exportar, sé que sus productos son excelentes, tienen un gran equipo, pero espero que realmente lo quieran lograr.

Buena caza, guerreras y guerreros.

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *