PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

Saturación

La Ley de Parkinson dicta que las personas tendemos a ocupar los espacios vacíos que veamos y eso incluye nuestro tiempo.

Por ello, ser conscientes de nuestro tiempo es imprescindible. Especialmente cuando tenemos objetivos trazados y nuestras organizaciones nos exigen ser eficientes.

Muchos libros recomiendan una infinidad de técnicas para aumentar la productividad. Pero cada persona es diferente y encontrar lo que te sirva es la clave para que sea sostenible en el tiempo.

Esta es una pequeña guía para que nuestros líderes retomen el control de sus agendas y puedan organizarse mejor para lograr resultados.

Paso a Paso

El primer paso es entender que nada sucede de la noche a la mañana y que las mejoras que vayamos haciendo deben ser paulatinas. Ya está en todas partes esa frase que dice que mejorar 1% cada día acumula resultados exponencialmente y nos acercarán más eficientemente a nuestra meta.

Concentración

Ya lo he mencionado en otros posts, podar el césped, eliminar aquello que no agrega valor. Saber decir NO. Para lograr resultados no solo se trata de sumar, sino también de restar, de eliminar obstáculos.

Debe haber un objetivo en nuestro horizonte para poder alcanzarlo, si tenemos 5, 10 o hasta 20 objetivos, ¿cómo podríamos gestionar nuestro recurso más valioso, el tiempo, así?

Elimina aquello que no te está acercando a tu objetivo y encontrarás mucho más tiempo para seguir creando.

Bomba de Tiempo

Una trampa que consume muchísimo tiempo es el dedicarse a actividades “pasivas” que no agregan valor a tu vida y desarrollo. Redes sociales, estar sentado en el sillón viendo televisión, estar consumiendo el contenido creado por otros, evita que puedas destinar ese tiempo para hacer algo que a ti te apasione y te permita crear.

Tampoco se trata de saturarte de tareas, el descanso, la recuperación e incluso destinar tiempo para hacer nada son muy importantes. El subtítulo que viene se refiere a ello.

Tiempo de Naranjas

Destina tiempo a no hacer nada, o a hacer algo deliberadamente “improductivo”, la vida encierra muchas maravillas en esos momentos de ocio, de estar sentado en tu mesa con un café sin más que la compañía de ti mismo.

Salir a pasear sin rumbo ni tiempo “fijos”, pensar en cosas aparentemente sin sentido. Es parte de nosotros y responde a un comportamiento que ha evolucionado durante siglos.

Recarga energías, física, mental y hasta espiritualmente. Disfruta este tiempo valioso de no hacer nada. Porque para lo que viene tendrás que tener el tanque de combustible cargado.

Disciplina

El hacer las cosas cuando deben hacerse y como deben hacerse. Este es el reto máximo para lograr las metas. Así como disfrutas y respetas los momentos de ocio, ya habiendo despejado tu camino de obstáculos y distracciones, queda avanzar.

Hasta delegar requiere disciplina para dejar ir las cosas y mantener el control solo de aquello relevante para ti.

Lo dejo para el final porque antes preparamos el terreno antes de emprender la marcha. Pero sin esta última parte nada de lo anterior tiene sentido. El hacer las cosas consagra tu esfuerzo, porque en el hacer está el poder de crear, de lograr resultados, optimizando tu energía, tu tiempo, dedicando tu concentración, las mejoras irán acumulándose poco a poco hasta ser una montaña de resultados que te habrán acercado mucho a tu meta.

Pero si planteas hacer algo y no lo haces o lo vas postergando, y peor aún, te tomas tiempos de ocio o de “recuperación” sin haber hecho nada, es casi imposible que logres resultados.

Conócete

No hay atajos, pero sí puedes facilitarte las cosas entendiendo qué cosas funcionan mejor para ti. Si eres más productivo en la mañana haz lo más importante a primera hora, si tu tiempo de creatividad es en la noche entonces programa para ese tiempo tus actividades clave.

No se trata de hacer un sinfín de cosas sin propósito, se trata de hacer aquellas que son críticas. Hay mucha confusión al respecto, lo crítico no necesariamente es lo más fácil, puede incluso que sea todo lo contrario. Lo más importante puede que sea lo más difícil, pero luego de haber leído este post espero que tengas muchas mejores chances de afrontar esos retos y lograr más y mejores resultados.

Te deseo lo mejor.

Buena caza, guerreras y guerreros.

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *