PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

Decidir entre Invertir y liquidar deudas. ¿Por qué importa?

decidir entre invertir o liquidar deudas

Una labor importante del líder es decidir entre invertir o liquidar deudas, por un lado, tenemos la opción de invertir dinero disponible para obtener un retorno y generar más, por otro, tenemos la opción de liquidar deudas que tengamos a fin de evitar que sigan generando intereses.

Invertir

Tiene una alta probabilidad de fallar según el riesgo y la tasa de retorno (usualmente mayor riesgo equivale a un mayor retorno).

Pero en caso de que una inversión rinda por encima de lo esperado las ganancias pueden ser significativas. Y no olvidemos del poder del interés compuesto. Sin duda invertir es una decisión atractiva y que nunca podemos descartar.

Un rendimiento anual de 25% en una inversión de $10,000 significa contar con $12,500 al final de dicho año.

Pero obtener un rendimiento así implica un alto riesgo, las inversiones con menor riesgo usualmente ofrecen un retorno de 3-5%. Que puede no ser tan atractivo para algunos inversionistas.

Para más información tenemos un post al respecto: https://perflex.es/como-decidir-en-que-invertir/

Ya no deber

Si bien el nivel de apalancamiento “saludable” para una corporación depende de muchos factores, se recomienda un balance entre 70% capital propio y 30% deuda externa (bancaria o de otra fuente) o incluso un 60-40.

Pero consideremos dos factores:

El primero es individual y corresponde a cada inversionista (persona u organización), debemos encontrarnos en un campo de acción que comprendamos y con cuyo riesgo estemos a gusto. Si me presto mucho dinero, pero no estoy cómodo debiendo tanto, pues tendré que considerar mi nivel de endeudamiento.

Y aquí, en el segundo de los factores, quiero compartir algo que me pareció una locura, un autor financiero decía que es importante que una organización esté endeudada porque si la proporción es de 100% Capital Propio y 0% Deuda, solo los propietarios asumen todo el riesgo. Y que al acceder a un préstamo bancario el Banco también comparte parte del riesgo.

¿Pueden creer eso?

Como si un banco no prestara dinero prácticamente hipotecando hasta los papeles del baño de sus “clientes”.

Los bancos hacen una apuesta en nuestras organizaciones, pero se aseguran lo más posible de que podremos pagar o que con los colaterales obtendrán suficiente para mitigar un escenario adverso. EL BANCO NUNCA PIERDE.

Y lo más importante son los intereses, es muy importante hacer los cálculos y comprender las condiciones de nuestros préstamos.

Para un bien inmueble con un valor de $100,000 a 30 años con una tasa de alrededor de 8% el valor de los intereses representarán casi el valor del bien. ¿Qué significa? ¡Que pagaremos no solo el valor del inmueble sino también otros $100,000 de intereses, $200,000 en total!

Para los vehículos es similar, un préstamo genera casi tanto interés como el monto que se está «prestando».

La mayoría de los préstamos se amortizan bajo el sistema francés, además, ofrecen la libertad de pagar anticipadamente capital (lo prestado) para pagar menos intereses, es decir que si tenía planeado pagar algo a 8 años pero lo hago en 2 me habré ahorrado todos esos intereses futuros .

Y a diferencia de una inversión, esto es fácil de calcular. No es tan incierto y el ahorro es claro.

Por ejemplo:

Tengo $100,000 e invierto en bonos corporativos a una tasa de 5%. Al final del primer año tendré $105,000.

Pero, si al mismo tiempo le debo al banco $70,000 de capital y aparte otros $70,000 de intereses; en ese caso con los mismos $100,000 del ejemplo pago mi deuda y me ahorro $70,000 de intereses.

Una ganancia de $5,000 al cierre del primer año versus un ahorro de $70,000 al cierre del mismo período.

Lo único que es ese ahorro no generará interés compuesto porque es algo de una vez y no es recurrente, pero ilustra nuestro punto de considerar siempre liquidar deudas al tener dinero disponible.

NADA MAL

Decidir entre invertir o liquidar deudas

Independientemente de qué camino elijas, el punto es decidir. Uno u otro, pero quedarte quieto con tu dinero solo le resta valor y te cierra oportunidades.

Tal vez cometamos algunos errores (por ello debemos ser cautos), pero con el tiempo dominaremos nuestras finanzas y conoceremos con qué tipo de acciones nos sentimos más cómodos y nos resultan mejor. Cuestión de hacer y aprender.

¡Buena caza!

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *