PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

Balance General y Estado de Resultados (en facilito)

Todos los líderes de organizaciones deben disponer con información financiera veraz y clara para tomar decisiones.

Para que la información financiera esté disponible para todos se ha logrado un aproximado a un estándar para la preparación y presentación de los mismos.

Empieza en la Contabilidad

Todas las actividades son contabilizadas por el área Contable de cada organización que puede estar conformada por un equipo o un contador externo dependiendo de las políticas de cada empresa.

El proceso es sencillo, cada actividad se debe registrar con claridad y los respaldos respectivos. Es fundamental gestionar correctamente la recepción de facturas y su emisión puesto que esos documentos son esenciales para demostrar que los registros se originan en esas transacciones.

¿Por qué menciono la contabilidad? Porque estos registros, asientos contables y demás son la fuente de información para la confección de los estados financieros.

Si tu contabilidad tiene fallas o si la maneja alguien que no está capacitado, tus estados financieros no serán veraces y pueden empujarnos a tomar malas decisiones.

Balance General

Partiendo de la base de que todo se encuentra en orden contablemente hablamos del Balance General.

El Balance General es un “reporte” que nos muestra a determinada fecha cómo se encuentran los ACTIVOS, PASIVOS Y CAPITAL de la organización.

Los Activos son los bienes tangibles e intangibles que posee la empresa y que espera que rindan para generar valor.

Los Pasivos son la fuente de financiamiento externo a la que recurren los socios para complementar la inversión propia que vayan a poner.

El Capital (o Patrimonio, en otro momento especificaremos su diferenciación, de momento podemos manejarlos indistintamente) se constituye por los aportes propios de los socios o accionistas.

Por eso los Activos totales son la suma de ambas fuentes de financiamiento (externa y propia), lo que explica la famosa ecuación:

A = P + C

Otras personas parte de que CAPITAL = ACTIVO – PASIVO para determinar los bienes de la empresa que no están siendo financiado por acreedores externos.

Entonces el Balance, como decíamos, es una fotografía tomada en una cierta fecha, que nos muestra la distribución de los activos, el estado de su fuente de financiamiento y el estado de nuestra estructura de capital.

Dentro de los activos y pasivos además se hace una distinción:

  • Activo Corriente: Bien que la empresa espera convertir en efectivo dentro de los próximos 12 meses. (Ejemplo: Inventario).
  • Activo No Corriente: Bien que la empresa no espera convertir en efectivo a corto plazo. (Ejemplo: Terreno donde opera).
  • Pasivo a Corto Plazo: Deudas que la empresa debe honrar dentro de los próximos 12 meses.  (Ej: Pago a proveedores que dieron crédito a 3 meses).
  • Pasivo a Largo Plazo: Deudas que la empresa tiene pero que son a largo plazo (más de 12 meses) (Ej: Financiamiento bancario para maquinaria)

Estado de Resultados

Es como un video que toma dos fechas y explica lo acontecido en ese período.

Parte de las ventas NETAS, luego de impuestos como el IVA, y descuentos comerciales que se hayan aplicado.

A partir de ahí descuentas los costos de ventas (para el caso de empresas que manejan inventario). Las industrias indican en esta cuenta lo que les costó fabricar su producto y las comercializadoras lo que les costó vender su mercadería en caso de que la traigan directo para la venta.

Habiendo restado los costos de ventas a las ventas netas tendremos nuestro margen bruto. El primer dato importante, su valor ideal depende del rubro y la empresa, nos indica cuánto marginamos de la venta del producto solamente, sin haber considerado los otros gastos que describimos a continuación.

La siguiente sección importante es la de gastos operativos. En este bloque debemos incluir todos los gastos que permiten a la empresa operar. Pueden hacerse diferenciaciones dentro de este bloque como “Gastos Comerciales, Gastos Administrativos, Gastos Operativos o de Producción, etc”.

¿Qué nos dice esto? Que conceptualmente los Estados Financieros tienen una lógica general pero cada empresa puede ir armando su información financiera como le resulte más cómodo. (Sin infringir estos principios).

Hasta ahí tenemos la Utilidad Operativa. Que es lo que nuestra organización margina de sus OPERACIONES. Es muy importante entender el concepto de Operación y diferenciarlo de los siguientes bloques del estado de resultados.

Hasta aquí tenemos lo que se conoce como el EBITDA (Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones por sus siglas en inglés).

Se le da mucha importancia al EBITDA porque es como un subtotal que ya nos da una pauta del desempeño de la empresa, y nos muestra qué tan eficiente es en su operación.

Posterior a ello tenemos los gastos financieros, que son, por ejemplo, los intereses que se pagan por haber recurrido a un préstamo bancario.

¿Por qué hacemos esta separación? Para conocer qué proporción de nuestras ventas se destinan a pagar nuestras obligaciones financieras y no confundirlas con la OPERACIÓN como tal como expliqué con la definición de EBITDA.

Finalmente se consideran ingresos y gastos varios que no son relacionados a la operativa de la empresa, por ejemplo, una empresa de transportes alguna vez puede recibir un ingreso extra por haber vendido unos neumáticos en desuso. Ese ingreso se carga en esta cuenta al ser extraordinario. De igual manera gastos no deducibles que no tienen que ver con la operación.

Se calculan los impuestos, reservas y se tiene finalmente la UTILIDAD NETA, que amerita un propio post pero que podemos sintetizar en el margen de la empresa, su capacidad de generar rentabilidad y su eficiencia en ello. De todas formas, amerita ampliarse porque tener una utilidad neta negativa puede ser parte de una estrategia de expansión a mediano plazo. No se debe tomar únicamente este valor ni valorarlo a la ligera.

Los estados financieros merecen una lectura cuidadosa para entender realmente la situación financiera de cada empresa.

Con el Balance General y el Estado de Resultados ya tenemos la información básica para entender la situación financiera de la organización.

Más adelante hablaremos del Estado de Flujo de Efectivo y de indicadores financieros esenciales para seguir comprendiendo la situación de nuestra organización como líderes.

Te deseo lo mejor. Buena caza, guerreras y guerreros.

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *