Libertad Financiera ¿Por qué quieres obtenerla realmente?

Libertad financiera

Libertad Financiera, el santo grial del momento. Miles de páginas de redes sociales “gurús” financieros y programas online la prometen.

Pero, ¿qué implica realmente lograr la libertad financiera?

Tener lo suficiente vs Tener lo que deseas

Nos pintan la libertad financiera como un flujo o monto casi ilimitado de dinero para atender todos nuestros gustos.

Este pensamiento dificulta el alcanzar la libertad financiera. La convierte en una tarea titánica si pensamos que necesitamos contar con millones de dólares en cuenta para poder vivir la vida que queremos.

Siendo correctos en la definición la libertad financiera es tener suficiente dinero ya sea ahorrado o ingresando a través de un flujo constante que nos libera de obligaciones financieras (deudas), que evita que llevemos esa mochila de estar mes tras mes persiguiendo un monto fijo y que permite dedicar nuestro tiempo a otras actividades en lugar de estar tras el dinero.

Si ponemos nuestros deseos como base en nuestro camino hacia la libertad financiera, nos estamos saboteando porque queremos un Lamborghini, pero no podemos ni empezar a liquidar la deuda de nuestro primer auto.

Esto hace que como líderes de nuestras organizaciones o propietarios de activos queramos exprimir nuestras inversiones para lograr tal fin. Pensar en dinero a corto plazo nubla nuestras decisiones a largo plazo.

“Rentismo”

He visto de primera mano el riesgo del rentismo de dinero abundante. El dinero es un recurso, pero es posible ahogarse en dinero. Recibir, por decir, $50,000 sin hacer nada cada mes puede ser contraproducente. Entierra nuestro propósito, nuestras ganas de lograr cosas.

Opaca los pequeños avances de diversos proyectos, ¿a qué me refiero? Si tienes un pequeño negocio en crecimiento que genera $10,000 al año en dividendos, se verá opacado con esa renta de $50,000 al mes y eventualmente lo irás dejando de lado.

Lo menciono porque muchas personas persiguen la llamada Libertad Financiera, pero no tienen claro lo que harán cuando la alcancen.

Viajar por todo el mundo, despertar a la hora que quieras, comer en los mejores lugares, conciertos, eventos, etc. Pero, ¿luego qué? ¿Es, entonces, la libertad financiera un sinónimo de un tipo de hedonismo moderno sin mayores propósitos?

“Pasivo vs Activo” – No hacer nada

Apoyo el lograr un balance en nuestras aceleradas vidas para atender otros aspectos importantes en nuestro espectro de seres humanos.

Y considero un riesgo irnos al otro extremo, pasar de una máxima aceleración a quedar estáticos, inertes y sin mayor trascendencia.

La verdad Libertad Financiera, a mi parecer, es librarnos de la urgente necesidad de cubrir nuestros requerimientos financieros para poder dedicarnos a asuntos de igual o mayor trascendencia para nosotros. Pueden ser ayudar, hacer una diferencia, estar para nuestros seres queridos, evolucionar como personas, etc.

Tener plata para no hacer nada, tener plata para caer en la inactividad, en la pasividad, puede ser algo contraproducente. Hasta parasítico. No digo que sigamos amasando fortunas y más dinero, sino que usemos la libertad financiera para continuar construyendo la obra de nuestra vida y no para dejarnos llevar por el libertinaje financiero.

Libertad Financiera, esclavitud de otro tipo

Finalmente, en nuestra búsqueda por la libertad financiera, podemos caer en otro tipo de trampas. Por un lado, creo que una pasividad extrema puede derivar en depresión (pérdida de propósito), dejarnos arrastrar por el hedonismo cayendo en algún vicio o excentricidad, y si nuestra libertad financiera nos permitió acumular infinidad de bienes materiales, que nos volvamos esclavos de esas posesiones. Incluso podemos dejarnos atrapar por nuestro “status” y nos volvemos esclavos tratando de mantener una imagen.

Recuerda que muchas fortunas se pierden cuando uno mismo, o generaciones venideras, dejaron que su patrimonio se vuelva una cárcel con barrotes de oro y olvidaron lo que era seguir creciendo, luchar por hacer una diferencia, perdiendo la motivación de construir las grandes obras de nuestras vidas (que no solo son materiales).

Libertad financiera no es pasar de estar ahogado en deudas a estar ahogado en deseos o bienes materiales y excentricidades.

¿Y tú, por qué quisieras lograr la libertad financiera?

Buena caza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.