PERFLEX – Organizaciones, Negocios y Finanzas
info@perflex.es - info.perflex@gmail.com
+591 67049135

Costos Fijos

Continuado el post anterior, hoy hablamos sobre el Costo Fijo.

Recordemos que el Costo Total es la suma del Costo Variable y el Costo Fijo.

Costo Total = Costo Variable + Costo Fijo

Definición

El Costo Fijo está definido por ser el conjunto de costos no relacionados directamente con la operación.

Por ejemplo: Todos los gastos comerciales, gastos de marketing, gastos financieros, administrativos, etc.

Aquí debemos tener especial cuidado porque ya es un terreno más amplio sobre el que caminamos. Y la línea que separa un costo fijo de un variable puede ser algo borrosa.

Costos Fijos… que varían

¿A qué me refiero? Tomemos como ejemplo las comisiones de los vendedores, varían mes a mes. ¿Deberíamos considerarlas costos fijos o variables?

Para resolver fácilmente esta y otras situaciones debemos recordar la definición: un costo fijo es aquel que no está directamente relacionado con la operación.

Por lo tanto, las comisiones de los vendedores, aunque no se mantienen estables, mes a mes, son un costo fijo.

Clasificación sencilla

Para hacerlo más sencillo podemos crear 4 bolsas y meteremos ahí los costos fijos para una fácil identificación:

  • Bolsa 1 Gastos Comerciales: Todo lo relacionado con los vendedores, sus salarios, sus comisiones, almacenes comerciales, gastos de las sucursales, servicios básicos de los puntos de venta, etc.
  • Bolsa 2 Gastos de Marketing: Todo lo relacionado con la publicidad y marketing de nuestro producto, publicidad en la radio, en redes sociales, presentes a nuestros clientes, banners, afiches, pasacalles, etc.
  • Bolsa 3 Gastos Administrativos: Gastos de la oficina central o “sede”, salarios del staff ejecutivo, gestión humana, contabilidad, sistemas o TICs, etc.
  • Bolsa 4 Gastos Financieros: Gastos generados por haber accedido a un crédito bancario, por ejemplo, aquí entran los intereses como mejor ejemplo.

Su Importancia

Es impresionante cuántas empresas tienen operaciones rentables, pero queman toda su eficiencia descuidando sus costos fijos, dejando que se coman su rentabilidad por una gestión que puede mejorarse.

Estos costos son los que más fácilmente se descontrolan porque al ser fijos muchas veces nos acostumbramos a tenerlos y cuando las ventas bajan tenemos que soportar todo este peso de tenerlos encima.

Cuando las ventas están bajas debemos tener un buen control de los gastos fijos, y cuando están altas MUCHO MÁS. Para no caer en la trampa de acostumbrarnos a gastar.

Elimina sin piedad

Sin importar la situación económica de tu organización, realiza un análisis de costos fijos y elimina sin piedad aquellos que son frívolos y que no añaden ningún valor a tu cliente final. No soy partidario de recortes de personal, así que me enfoco en los gastos como suscripciones o mensualidades que nadie aprovecha, gastos en software que no es explotado al máximo, y muchos otros pagos que caen en estas categorías pero que no agregan valor.

Un buen control resultará en mayores beneficios para tu organización y tu equipo.

Te deseo lo mejor.

Buena caza guerreras y guerreros.

Comparte nuestro contenido en tus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *